Inicio. Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Archivos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Archivos de Castilla y León

Redes Sociales

Contenido principal. Saltar al inicio.

Juan Rodríguez de Figueroa, al servicio de un Imperio

  • Ir a descargas
  • Abre una nueva ventanaImprimir

EL PERSONAJE

Nacido en Ledesma (Salamanca) en 1490 y fallecido en Madrid en 1565, Juan Rodríguez de Figueroa fue un religioso y jurista al servicio de Carlos I y Felipe II.

Estudió en el colegio de San Bartolomé de la Universidad de Salamanca, de la que posteriormente fue catedrático de cánones; fue juez metropolitano, canónigo doctoral de la iglesia de Coria, vicario en Alcalá del arzobispo de Toledo Alonso de Fonseca, en cuyas competencias dirigió los procesos de 1526 contra Ignacio de Loyola; oidor de la Chancillería de Valladolid, auditor de Rota en Roma y regente en el Reino de Nápoles durante casi dos lustros, desde donde regresó a España para servir en el Consejo y Cámara de Castilla. 
Fue también caballero de la Orden de Santiago, de la que fue comendador de Villanueva de Alcaraz y de Hornachos. En 1542 ofició como visitador del Consejo de Indias para poner fin al maltrato que sufrían los indígenas americanos, de cuya resulta fueron promulgadas las Leyes Nuevas.
Fue consejero de Estado desde 1558, presidente del Consejo de Órdenes al año siguiente, consejero del de Italia y finalmente presidente del Consejo de Castilla, en cuyas funciones murió a los 75 años de edad. 
Fue enterrado en el claustro del convento de San Francisco de Ciudad Rodrigo.

LOS DOCUMENTOS

Integrados en el Archivo de la familia Luna Terrero llegaron hasta nuestros días en forma de cuadernillo (se puede descargar debajo de este texto) seguramente por decisión de quien estando al cuidado del archivo siglos atrás, consideró que la mejor forma de agrupar y conservar la relación de títulos, méritos y servicios del miembro más ilustre de la familia era mediante su cosido. Y de esta forma permanecieron hasta que en fechas recientes se tomó la decisión de descoser el cuadernillo, restaurar los documentos y acondicionarlos de forma separada. De esta forma han conseguido recobrar la identidad que perdieron en su día. 

Los nueve documentos que forman la muestra: una carta y cuatro reales provisiones de Carlos I, una real cédula de Felipe II, dos testimonios y un memorial, ilustran casi tres décadas de la vida de Juan Rodríguez de Figueroa, desde su nombramiento como regente del virrey de Nápoles hasta una declaración sobre sus postreros días. Documentos en los que se dibuja la figura de un hombre de Estado, donde se intuyen y también se deducen sus leales servicios a la Corona.