Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Archivos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Archivos de Castilla y León

Redes Sociales

  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

Catastros y Catastrones. La huella de la propiedad en Castilla y León

  • Ir a descargas

La tierra siempre ha sido objeto de reparto. Ya las primeras civilizaciones de la historia crearon catastros que identificaban el derecho de la propiedad y favorecían el reparto de los recursos con los que satisfacer las necesidades generales.

La primera página del  Catastro español se escribe en la España romana al instaurarse el capitastrum o registro de unidades per cápita, teniendo una finalidad fiscal y de reconocimiento público de la propiedad. Tras la sequía de proyectos catastrales en la época medieval y algunas experiencias aisladas durante el reinado de Felipe II, la dinastía borbónica promovió la elaboración de los primeros catastros en nuestro país o inventarios generales de la propiedad inmueble en los que se describían las características físicas, jurídicas y económicas de todos los predios. Entre ellos destacó el conocido como Catastro del Marqués de la Ensenada. La aspiración por implantar un proyecto de corte ensenadista será nexo común de todas las iniciativas catastrales desarrolladas en España en el siglo XIX.

Los  Archivos Históricos Provinciales  de Castilla y León documentan más de doscientos cincuenta años de Catastro en nuestra Comunidad, siendo los depositarios de las transformaciones experimentadas por éste hasta la actual y completa descripción de la propiedad inmobiliaria. A la importancia que se le debe otorgar para el estudio de la evolución de la propiedad hay que unir el valor legal y probatorio que estos documentos confieren sobre el derecho de la propiedad de la tierra en Castilla y León.