Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Archivos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Archivos de Castilla y León

Redes Sociales

  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

Contadurías de Hipotecas de la provincia de Zamora

Archivo:

Archivo Histórico Provincial de Zamora

Código de referencia:

ES-CYL-AHPZa-49001

Título:

Contadurías de Hipotecas de la provincia de Zamora

Fechas:

  • 1759 - 1862

Nivel de Descripción:

Fondo

Volumen y soporte:

1.174 cajas

Nombre del productor:

  • España. Registro de Hipotecas (Zamora)

Historia Institucional:

La Real Pragmática de Carlos III, de 31 de Enero de 1768, trasladó a los pueblos cabeza del Partido Judicial los antiguos registros de censos y tributos, que estaban a cargo de la justicia y regimiento del lugar, dando lugar a los Oficios de Hipotecas, en los cuales se debía tomar razón, en registros separados para cada pueblo del partido, las escrituras públicas que reflejan traslaciones de dominio de bienes gravados con alguna carga o hipoteca.

Éstos recibieron un fuerte impulso con el RD de 31 de diciembre de 1829 por el que se establecía el Impuesto de Hipotecas. Impuesto que se aplicaba sobre las ventas, donaciones y contratos en los que tuviera lugar una traslación de dominio, es decir, un cambio de titular.

La reforma del sistema tributario de 1845 dio lugar a una transformación del derecho tributario que se efectúo por Real Decreto de 15 de junio de 1845. Agrupando todos los impuestos que gravaban las transmisiones inmobiliarias en uno sólo: “El derecho de hipotecas”. Los Oficios de Hipotecas pasaron a denominarse Oficios y Contadurías de Hipotecas, encargándose de la toma de razón de las escrituras presentadas y de la recaudación del impuesto. Esto acentuó el carácter fiscal de los Registros de Hipotecas que pasarán a depender del Ministerio de Gracia y Justicia y del de Hacienda.

Hay que distinguir, sin embargo, entre actos sujetos al impuesto, como son: Traslaciones de bienes inmuebles, arriendos y subarriendos e imposición y redención de censos, de los actos sujetos únicamente a la toma de razón, que aunque debían inscribirse, no estaban sujetos al impuesto: Herencias en línea directa, adquisiciones hechas por el Estado e Hipotecas de bienes para el pago de una obligación.

Un Real Decreto de 26 de noviembre de 1852 reformó nuevamente el derecho de hipotecas estableciendo una escala gradual para las transmisiones, eximiendo la inscripción de los arriendos y subarriendos, que quedaron regulados por el derecho común. Hace obligatoria la escritura pública para inscripción y prohíbe autorizar escrituras públicas si antes no se han registrado los títulos de las
propiedades que se pretenden transmitir.

Al suprimirse las Contadurías por la Ley hipotecaria de 8 de febrero de 1861 y crearse los Registros de la Propiedad, pasaron a constituir parte de sus fondos y se seguirán realizando anotaciones al margen por los registradores de la propiedad para los actos o contratos relacionados con estas inscripciones.
En el periodo que va entre la promulgación de la Ley y su entrada en funcionamiento los Registradores desempeñan las funciones de los antiguos contadores, siguen usando los mismos libros o abren libros supletorios para continuar las inscripciones.

En 1863 se dejaron de usar definitivamente los libros antiguos. En presencia del Juez de Primera Instancia, del Contador saliente y del Registrador entrante se procedía a inscribir en todos y cada uno de los libros la diligencia de clausura que marca su cierre definitivo.

Historia Archivística:

Estos fondos se conservaban en los archivos de los Registros de la Propiedad y se transfirieron los Archivos Históricos Provinciales como consecuencia de la Orden de 14 de diciembre de 1957, que establecía la recogida por parte de estos de toda la documentación referente a las extinguidas Contadurías de Hipotecas

Forma de Ingreso:

Transferencia

Alcance y Contenido:

La Pragmática establecía que los escribanos de los ayuntamientos debían llevar registros separados para cada uno de los pueblos del Partido, de manera que se tomara razón separada por cada pueblo las escrituras que se presentaran. Los registros podrían llevarse en un libro o en varios, siempre que se estableciera una distinción clara entre los pueblos. Se preceptuaba también la formación de los libros índices o repertorios generales para cada oficio. Contienen las inscripciones de bienes inmuebles, censos e hipotecas, por orden de presentación, en las que se anota las partes, el bien inscrito y el extracto o resumen del acto jurídico y referencia al notario y escritura notarial.

El Real Decreto de 15 de junio de 1845, que sujetó al derecho de hipotecas y a la toma de razón en las Contadurías otros actos que antes no se inscribían, dio lugar a un profundo cambio en la forma y contenido de los registros. Los nuevos libros sirven para anotar las traslaciones de dominio, herencias, legados, imposiciones y redenciones de censos, etc.

En ellos es normal que los escribanos del oficio escriban, al margen ciertas anotaciones que hacen referencia al título formal que en gran número de ellos presentan en la portado o canto.

El Fondo se compone:
- Libros registro de toma de razón de censos, hipotecas y gravámenes
- Libros registro de traslación de dominio
- Libros registro de arriendos y subarriendos
- Libros registro de embargos
- Libros índices de personas con gravámenes,
- Libros índices de fincas
- Libros índices de propietarios

Valoración, selección y eliminación:

Documentación de carácter histórico amparada por las Leyes 16/1985 del Patrimonio Histórico Español, Ley 12/2002 del Patrimonio Cultural de Castilla y León, y Ley 6/1991 de Archivos y Patrimonio Documental de Castilla y León.

Nuevos Ingresos:

No se esperan nuevos ingresos por cuanto se trata de un fondo cerrado.

Condiciones de Acceso:

Documentación de titularidad estatal de libre consulta a todos los investigadores.

Condiciones de Reproducción:

Sujeta a la norma vigente, sólo se limita la reproducción de la documentación que se encuentra en mal estado de conservación o no pueda ser objeto de consulta según sus normativas de acceso.

Lengua/Escritura de la Documentación:

  • Castellano, manuscrito

Características físicas y requisitos técnicos:

El fondo está formado en su mayoría por Libros registro de gran formato encuadernados en pergamino, tela o cartoné.

Reglas o normas:

  • Artículo de María RIVAS PALÁ "Los Libros de Registro de las Antiguas Contadurías de Hipotecas". Boletín de ANABAD, año XXVIII, nº 1, enero - marzo 1978, pág. 57-84
  • BONAL ZAZO, José Luis; GENERELO LANASPA, Juan José y TRAVESÍ DE DIEGO, Carlos. Manual de Descripción Multinivel: Propuesta de adaptación de las normas internacionales de descripción archivística. [Valladolid]: Junta de Castilla y León, 2002
  • MDM, 2 ed. rev., 2006

Fecha de la descripción:

Enero 2006

Ultima revisión:

Octubre 2009