Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Archivos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Archivos de Castilla y León

Redes Sociales

  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

Ayuntamiento de Fuentesaúco

Archivo:

Archivo Histórico Provincial de Zamora

Código de referencia:

ES-CYL-AHPZa-49001

Título:

Ayuntamiento de Fuentesaúco

Fechas:

  • 1517 - 1988

Nivel de Descripción:

Fondo

Volumen y soporte:

337 cajas

Nombre del productor:

  • Fuentesaúco (Zamora). Ayuntamiento

Historia Institucional:

Poco o nada se ha investigado sobre el pasado histórico del concejo saucano, y escasas lo son también las publicaciones sobre la villa. La primera noticia que hemos encontrado sobre Fuentesaúco es un documento de 1128 en el que Alfonso VII y su esposa Berenguela conceden el coto del mismo nombre al obispo zamorano Bernardo, que pocos años después, en 1133, otorgaba fuero a sus pobladores. También con el fin de favorecer su repoblación Alfonso IX en 1224 exime de todo pecho a los que acudan a poblar Fuentesaúco.
La importancia que a partir de entonces la villa adquiere va a ser motivo de conflicto por los límites de su término entre su señor, el obispo, y el concejo de Toro. Es en un documento de 1251 cuando por primera vez aparece citado el Concejo de Fuentesaúco como persona jurídica. El documento en cuestión es un convenio que este suscribe con el obispo de Zamora, D. Pedro I, en el que acuerdan qué, cómo y cuánto han de dezmar sus moradores, así como las cargas con las que habrían de contribuir para la construcción y mantenimiento del castillo e iglesia. Acuerdos que ampliaría en 1259 el obispo D. Suero, reglamentando el uso y aprovechamiento de las aguas del término. Este prelado zamorano conseguirá el favor real para incrementar su señorío sobre la villa y término, lo que dará lugar a nuevos conflictos territoriales con el concejo toresano. Sus sucesores incrementaron su patrimonio comprando suelos de casas y heredades y consiguieron para sus vasallos nuevas exenciones fiscales.
Estas y otras circunstancias determinaron el crecimiento de la villa durante toda la baja Edad Media, crecimiento que se prolongó hasta las últimas décadas del siglo XVI. En esta centuria la villa posiblemente vivió, al igual que toda Castilla, su mejor momento, lo confirma su importancia demográfica, toda vez que se convierte en el núcleo más poblado de la zona después de la ciudad de Toro. Fuentesaúco contaba con dos iglesias: la antigua de Santa María del Castillo, levantada a mediados del siglo XIII, y la de San Juan Bautista, fundada por el obispo Juan de Meneses en 1491, si bien su construcción se demoró hasta el último tercio del siglo XVI, rematándose en las primeras décadas del XVII. Este prelado favoreció a la villa, en la que residió, mejorando sus calles y construyendo fuentes y pozos. De su crecimiento económico en el siglo XVI dan cuenta también la fundación de un convento de clarisas en 1538 por D. Juan de León, del pósito de la villa en 1541
por el arcediano Antonio Rodríguez, y del Hospital de san Salvador.
Durante el reinado de Felipe II la villa fue arrebatada a la cámara episcopal y vendida, y aunque ejerció el derecho de tanteo e intentó redimirse a consta de hipotecar sus propios, finalmente no pudo pagar la exención y pasó manos de la familia toresana de los Deza y Águila, origen del futuro condado, que Felipe III concedía a de D. Pedro Deza y Guzmán el 18 de noviembre de 1612. Sus nuevos dueños, que lo fueron también de las villas de las Cuevas de Guadarromán, castillo y fortaleza de Gorgojuela, Villaguer, Torrijos, Palomares, Salteras, Mairena, así como marqueses de Jódar y Guadalcázar, aunque vecinos de Córdoba, ejercieron el señorío jurisdiccional hasta su desaparición a comienzos del siglo XIX. En lo civil Fuentesaúco formó parte de la provincia de Toro, y en lo religioso fue vicaría y arciprestazgo de la diócesis de Zamora.
En el siglo XVIII contó con administración de Rentas de Tabaco y Salinas, y oficina de hipotecas para todos los pueblos de Val de Guareña. La división administrativa decimonónica hizo de la villa cabeza de partido judicial, integrado por veinticuatro pueblos, construyéndose al efecto cárcel.
Sobre la organización municipal únicamente disponemos de datos para el siglo XVI. Según las ordenanzas municipales componían el concejo saucano, desde antiguo, las siguientes magistraturas: dos alcaldes ordinarios de elección cadañera, seis regidores - aunque había doce regidurías perpetuas- y cuatro procuradores también elegidos para un año. Este regimiento se reunía ordinariamente tres días a la semana: los martes, jueves y sábados y extraordinariamente siempre que fuese preciso. Sus acuerdos debían ser asentados por el escribano del concejo en libros encuadernados, aunque la experiencia nos dice que esta práctica no se cumplió.
Además de las magistraturas citadas, las ordenanzas reconocen distintos oficiales al servicio del concejo como los mayordomos encargados de cobrar las rentas de los propios, pechos, derramas y servicios de su Majestad, los porteros, el mayordomo de la panera, ejecutores de penas, contador, letrados, mensajeros, carcelero, pregoneros, corredor, guardas, etc. El consistorio tenía asimismo facultad para nombrar los mayordomos de las parroquiales de Santa María y San Juan, el de la ermita de San Pedro extramuros y los demandaderos para las ánimas y los pobres. En lo que atañe a la administración de justicia hay que decir la ejercían los alcaldes, que hacían audiencia pública los lunes miércoles y viernes de cada semana, y el alcalde mayor que asimismo celebraba audiencia los martes, jueves y sábados. A ellas están obligados a asistir los escribanos públicos. Para la defensa de los pleitos del concejo disponía de letrados y solicitadores. Actividad asimismo reservada al Concejo fue el nombramiento de veedores de paños, zapateros, agujeros, sastres, cereros, sombrereros y calceteros que representaban la modesta nómina de menestrales y oficios existentes en la villa.

Forma de Ingreso:

Los fondos del Archivo Municipal de Fuentesaúco estuvieron custodiados en distintas dependencias de las casas de Ayuntamiento. Fue a raíz de la publicación de un artículo en el periódico local La Opinión de Zamora el 28 de abril de 1993 cuando se supo que gran parte de los documentos históricos del Archivo Municipal de Fuentesaúco habían sido arrojados a la basura, junto con el escombro procedente de la obras de reparación del consistorio. Conocido el hecho el director del Archivo Histórico Provincial lo comunicó a la Delegación Territorial de Cultura, al Servicio Territorial de Archivos, Dirección General de Patrimonio y Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León, que le comisionó para girar visita de inspección. Realizada esta y conocidos los detalles del intento de destrucción del fondo documental, recogidos en un informe emitido al efecto, se propuso al Ayuntamiento la posibilidad de depositar los documentos históricos en el Archivo Histórico Provincial. La propuesta fue aceptada por el Ayuntamiento de Fuentesaúco, acordándose el referido depósito en sesión extraordinaria el 11 de mayo de 1993. Hasta su depósito en el Archivo Provincial, en 1995, los fondos permanecieron en los locales del CEAS de Fuentesaúco. Ingresó, en calidad de depósito, procedente del Ayuntamiento de Fuentesaúco el 8 de agosto de 1995. Una pequeña parte del fondo, básicamente correspondencia, recuperada por el Club de Amigos de Fuentesaúco y en lamentable estado de conservación, con signos inequívocos de haber sido quemada, ingresó a posteriori.

Alcance y Contenido:

Este fondo es sin duda el más destacado para el conocimiento del pasado del Concejo/Ayuntamiento de Fuentesaúco, y por ende para la historia de esta villa. Por su importancia cabe destacar la completa documentación relativa al Ayuntamiento, Pósito, Cárcel, Educación, Población, Elecciones, Quintas y Milicias y Tributación, con series bien conformadas como los libros de actas (1637-1892), correspondencia (1763-1957), Amillaramientos y Repartimientos (1645-1951), Expedientes de elecciones (1812-1914), etc.

Valoración, selección y eliminación:

Todos los documentos son de conservación permanente de acuerdo con las leyes 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, y 6/1991, de 19 de abril, de Archivos y del Patrimonio Documental de Castilla y León.

Organización:

El fondo se organiza a partir de los cuadros de clasificación de archivos municipales. El cuadro de clasificación propuesto se articula en cuatro secciones: Gobierno, Administración, Servicios y Hacienda, y está integrado por 20 órganos y funciones y 192 tipos documentales.

Condiciones de Acceso:

Documentación de carácter público, de titularidad municipal. Es de libre consulta. Únicamente está limitado el manejo de originales en mal estado de conservación. Está regulada por las leyes 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, y 6/1991, de 19 de abril, de Archivos y del Patrimonio Documental de Castilla y León.

Condiciones de Reproducción:

Sujeta a la norma vigente, sólo se limita la reproducción de la documentación que se encuentra en mal estado de conservación o no pueda ser objeto de consulta según sus normativas de acceso.

Lengua/Escritura de la Documentación:

  • Castellano

Características físicas y requisitos técnicos:

Medidas diversas según tipos documentales; la mayoría se ha acondicionado en cajas archivadoras normalizadas (34x25 ctms.), salvo censos, padrones y amillaramientos que ha sido necesario colocar en carpetas (52x36 ctms.); los libros también se colocan en cajas. El estado de conservación del fondo es mayoritariamente bueno. Los daños observables más frecuentes son: roturas en encuadernaciones, palidez de tintas, manchas ocasionadas por humedad, óxido de grapas, frialidad del papel, marcas de fuego, etc.

Nota de publicaciones:

Inventario realizado por José-Andrés Casquero Fernández, Ayudante de Dirección del Archivo Histórico Provincial de Zamora. La descripción se ha servido de varias propuestas de organización de archivos municipales, utilizándose al respecto las de los grupos de Castilla-La Mancha, Murcia y Galicia

Reglas o normas:

  • BONAL ZAZO, José Luis; GENERELO LANASPA, Juan José y TRAVESÍ DE DIEGO, Carlos. Manual de Descripción Multinivel: Propuesta de adaptación de las normas internacionales de descripción archivística. [Valladolid]: Junta de Castilla y León, 2002
  • MDM, 2 ed. rev., 2006

Fecha de la descripción:

Enero 2006

Ultima revisión:

Octubre 2009