Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Archivos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Archivos de Castilla y León

Redes Sociales

  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

Unamuno concejal

Ver galería de imágenes  

1934

Los sucesos revolucionarios de octubre de 1934 y su huelga general, además de provocar fuertes tensiones en la provincia de Salamanca, tuvieron graves consecuencias en el Ayuntamiento de la capital, con la destitución de su alcalde. El Archivo Histórico Provincial de Salamanca conserva el expediente de destitución, instruido y resuelto por el Gobierno Civil de Salamanca. Los episodios vividos en el mes de octubre en el Ayuntamiento de Salamanca, siendo Miguel de Unamuno concejal, fueron los que a continuación se resumen:

  • Mientras continuaba la huelga en Béjar y en varios sectores de la capital, el día 10 de octubre se celebró un pleno en el Ayuntamiento de Salamanca en el que se presentó una moción de los concejales conservadores, encabezados por el ex alcalde Miguel Iscar, y en la que solicitaban un reconocimiento al Gobierno por su “acierto, energía y actividad con la que han defendido el orden social y la unidad de la Patria”. El alcalde Prieto Carrasco, dirigente de Izquierda Republicana, propuso que se aplazase la discusión y la votación al no haber concluido los conflictos y por la ausencia de dos concejales (que habían sido detenidos como miembros del comité de huelga). La propuesta del alcalde, ya bajo un ambiente cargado de mucha tensión, fue entendida por los concejales proponentes de la moción como una adhesión a los acontecimientos revolucionarios llegando a ser acusado el alcalde de ser uno de sus dirigentes.
  • Solicitada por el Gobernador Civil copia del acta del pleno municipal, mediante providencia gubernativa resolvió al día siguiente, el 11 de octubre, suspender de los cargos de concejal y alcalde del Ayuntamiento de Salamanca a Casto Prieto Carrasco.
  • El día 27 de octubre, en un nuevo pleno del Ayuntamiento de Salamanca, el concejal Miguel de Unamuno, después de la lectura de la resolución gubernativa de suspensión de Casto Prieto Carrasco como alcalde, intervino para manifestar su disconformidad con las razones aducidas por el Gobernador Civil en su providencia. El pleno de ese día acordó por mayoría, a propuesta de Miguel de Unamuno, manifestar su rechazo a la destitución de Prieto Carrasco, ya que no existieron en sus palabras “halago ni incitación al movimiento revolucionario”.

Descarga del documento tipo PDF. Abre una nueva ventanaCertificado del Secretario del Ayuntamiento de Salamanca del acta del pleno de 27 de octubre de 1934 (6.118 kbytes)  

1936

Al iniciarse la Guerra Civil, Miguel de Unamuno mostró su apoyo a los sublevados en la creencia de que las nuevas autoridades traerían la necesaria regeneración de España, llegando a aceptar incluso el acta de concejal del Ayuntamiento de Salamanca el 19 de julio de 1936. El día 24 de julio el Gobierno Civil hacía relación de la composición de la comisión gestora que debía asumir el Ayuntamiento.

Descarga del documento tipo PDF. Abre una nueva ventanaBorrador de 24 de julio de 1936 del Gobernador Civil con la composición de la comisión gestora (4.745 kbytes)

Al día siguiente se constituía el nuevo Ayuntamiento quedando al frente del mismo el comandante Francisco del Valle.

Descarga del documento tipo PDF. Abre una nueva ventanaComunicación de 25 de julio de 1936 del comandante de la Alcaldía del Ayuntamiento de Salamanca al Gobernador Civil (1.032 kbytes)

Como es conocido, su entusiasmo por la sublevación pronto se torna en desengaño, especialmente ante el cariz que toma la represión en Salamanca con sucesos como la toma por la fuerza de los edificios públicos y el tristemente recordado como “el tiro de la plaza”, la detención del ex ministro de Instrucción Pública Filiberto Villalobos o el asesinato del amigo y ex alcalde republicano Casto Prieto Carrasco. Unamuno censurará esta represión el 12 de octubre durante el acto de apertura del curso académico, donde tuvo lugar el famoso incidente con Millán Astray. En ese enfrentamiento verbal, el rector dijo una de sus frases más célebres: "Venceréis, pero no convenceréis", dirigida a los militares golpistas que se encontraban en ese momento en el salón universitario .

Al día siguiente de este acto, en el transcurso de una reunión ordinaria del Pleno del Ayuntamiento de Salamanca, la corporación se constituyó en sesión "secreta" y dio lectura a la moción que retiraba su acta de concejal. La moción fue aprobada por unanimidad de los miembros de la corporación municipal presentes en la sesión y, de este modo, una corporación "ilegítima" destituía como concejal del Ayuntamiento de Salamanca a Miguel de Unamuno y Jugo.

El 22 de octubre, Franco firmó el decreto de destitución de Unamuno como Rector. Los últimos días de su vida -de octubre a diciembre de 1936- los pasó bajo arresto domiciliario. Muere el 31 de diciembre de 1936, sentado en un sillón en su casa de Salamanca.

El 7 de octubre de 2011 el Pleno del Ayuntamiento de Salamanca restituyó el acta de concejal de Miguel de Unamuno.