Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Archivos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Archivos de Castilla y León

Redes Sociales

Contenido principal

Edificio e instalaciones

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir

La constitución normativa del Archivo General implicaba la necesidad de dotarle de una infraestructura que permitiera su puesta en marcha efectiva. La Consejería de Cultura y Turismo tomó la decisión de destinar el viejo Palacio del Licenciado Butrón (ubicado en la Plaza de Santa Brígida), adquirido por la Junta de Castilla y León en 1988, a sede del Archivo.

El interés histórico y arquitectónico del edificio quedó patente en las primeras catas, que mostraron a los responsables de la rehabilitación un notable patio renacentista en tres alturas, cegado para su uso escolar, así como una fachada de estucos tapiada y en buen estado de conservación. No en vano se puede afirmar que el palacio era una de las casas más suntuosas del Valladolid de la Corte de Felipe II.

El proyecto de adecuación del Palacio a los requerimientos técnicos de un centro de archivo, pasaba por conjugar la restauración y recuperación del esplendor original del edificio con las necesidades que su uso preveía, teniendo en cuenta la información existente de la normativa sobre edificación de archivos.

El Palacio del Licenciado Butrón surgió a partir de la compra del Corral del Saúco a las que el propio licenciado añadiría unas casas en la c/ Rosario (hoy San Diego), fruto de la herencia que recibió a la muerte de su esposa Doña María de Rojas en 1557. Juan de la Lastra fue el responsable de la unificación de las fachadas, patio y escalera principal, es decir, las partes más nobles del palacio, mientras que el resto sería una amalgama de edificios con funciones de cocheras o dependencias para la servidumbre. Estas reformas, unificaciones y adaptaciones al gusto manierista terminaron en 1572.

En 1637 el Palacio pasa a ser Convento de Santa Brígida, momento a partir del cual sufrirá diversas transformaciones, como la construcción de la Iglesia aneja, que lo dotaron de una apariencia extraña a su concepción original. Con la Desamortización, el convento es vendido al licenciado Rafael Gonzalo Muñoz que, a su vez, se lo revende años después a la propia congregación.

En 1895 el arquitecto municipal Antonio Iturralde modifica los huecos que existían en el muro de cerramiento que da a la Plaza de Santa Brígida, eliminando parte de las yeserías que adornaban la fachada.

En 1978 el convento se traslada a un edificio nuevo quedando el palacio abandonado.

En 1988 parte de la edificación fue adquirida por la Junta de Castilla y León y poco después se inició su rehabilitación para destinarlo a Archivo General de Castilla y León. Para llevar a cabo este proyecto, el edificio se dividió en cuatro áreas funcionales:

  • Depósitos
  • Servicios Internos
  • Servicios al Público
  • Áreas Comunes y Mantenimiento.

Los Depósitos se instalaron fuera del espacio del Palacio, sobre lo que anteriormente serían las dependencias anejas y el espacio abovedado de la antigua capilla, sobrepasando en altura al edificio original (aunque esto no es perceptible desde el exterior). Los pisos de los depósitos se hicieron en alturas de 2,30 m., con una superficie total de 1.120 m2, lo que le confería una capacidad total cercana a los 7000 m/l de estantería compacta. 

El segundo área, de Servicios Internos, incluía: locales de recepción de documentos y locales de trabajos especializados (microfilmación, restauración y encuadernación). El local destinado a la recepción y clasificación de documentación se encuentra junto al zaguán del depósito, que da a la c/ San Diego. Los talleres de reprografía y restauración, este último previsto en el sótano, no han llegado a realizarse debido a la ausencia de luz y ventilación natural en la zona elegida.

El Área de Servicios al Público se componía en proyecto de una zona administrativa (que incluía la conserjería, información y registro, por un lado, y la Secretaría, por otro, dispuestas la primera en la planta baja más cercana a la puerta principal y los segundos en las plantas primera y segunda del Palacio y el cuerpo de la torre), la zona de consulta (ubicada en el último piso) y el salón de actos (que ocupa la sala abovedada de la antigua capilla, posteriormente refectorio del convento y que sirve, además, como zona de exposiciones).

El proyecto en sí se finalizó en mayo de 1999, pero no empezó a ser utilizado como tal archivo hasta el último tercio del año 2002, compartiendo su espacio, por motivos de organización, con otros servicios de la Consejería de Cultura y Turismo.