Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Archivos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Archivos de Castilla y León

Redes Sociales

  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

El Primero de Mayo. Simbolismo e iconografía

Acceso a la galería de imágenes

El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, es la fiesta por excelencia del movimiento obrero mundial, en la que, cada primavera, los trabajadores de distintos países se movilizan para afirmar su identidad colectiva. En su origen y durante años esta jornada se ha venido utilizando para realizar diferentes reivindicaciones sociales y laborales.

El Congreso Internacional Socialista de 1889, celebrado en París, estableció que el Primero de Mayo todos los obreros se manifestaran con el fin de reivindicar la jornada laboral de ocho horas. Al tiempo, se convertía en una jornada de homenaje a los “ Mártires de Chicago ”, así denominados los ocho sindicalistas anarquistas que fueron condenados (y cinco de ellos, ejecutados) en Estados Unidos por su participación en unas revueltas en las que se reivindicaba la jornada laboral de ocho horas y que tuvieron su origen en una huelga iniciada el 1 de mayo de 1886.

En España la celebración del Primero de Mayo comienza en 1890. Las reivindicaciones de los trabajadores se centraron, en aquella época, en el horario de trabajo, salario mínimo, supresión de las oficinas de colocación, responsabilidad patronal en los accidentes de trabajo, ayudas para los niños, ancianos e inválidos, prohibición del trabajo nocturno, descanso semanal, etc. Esta fecha, cargada de simbolismo desde su origen, quedó sepultada con la Guerra Civil, reapareciendo en los años cincuenta del siglo XX transformada en Fiesta de San José Artesano, patrón de los trabajadores católicos. No obstante, la memoria colectiva del Primero de Mayo como fiesta obrera por excelencia, de reivindicación de mejoras laborales y de libertades políticas, se recuperó en pocos años.

En la actualidad, muchos países rememoran el Primero de Mayo como el origen del Movimiento Obrero moderno, aunque hay algunos que no lo hacen. Curiosamente, en Estados Unidos y Canadá no se celebra esta conmemoración. En su lugar se celebra el Labor Day el primer lunes de septiembre. Otros países que han optado por celebrar el Día del Trabajo en fechas distintas al primero de mayo han sido Nueva Zelanda (que lo celebra el cuarto lunes de octubre), Australia (donde cada estado federal decide la fecha de celebración) o Portugal, que comenzó a celebrar libremente el Día Internacional de los Trabajadores tras el triunfo de la Revolución de los claveles el 25 de abril de 1974.

El simbolismo e iconografía que rodea a esta celebración y a su propaganda, esenciales para asegurar el éxito de las movilizaciones, ha quedado plasmada durante años en diversos materiales textuales y gráficos.

En esta exposición virtual se exhiben una serie de carteles, manifiestos y pegatinas relativas al Primero de Mayo, editadas por diversas organizaciones políticas y sindicales. Los distintos materiales de la muestra pertenecen al Fondo documental de la Unión Regional de Comisiones Obreras de Castilla y León, así como a la Colección Víctor Arbe, ambas depositadas en el Archivo General de Castilla y León