Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Archivos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Archivos de Castilla y León

Redes Sociales

Contenido principal

Imágenes de la religiosidad femenina en Castilla y León

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir

El monacato (del griego monachos, persona solitaria) femenino es la forma de vida organizada más o menos ascética, dedicada a una religión, que adoptan las mujeres en los monasterios. La palabra "monja" es el femenino de "monje" (del griego monos, solo, solitario) y se refiere a alguien que vive solo, apartado de los demás. Monja es una mujer que ha sido consagrada dentro de una orden religiosa que sigue habitualmente una vida monástica acogiéndose a una serie de reglas, entre las cuales suelen estar el celibato, la obediencia, la pobreza, la castidad y, en algunos casos, aislamiento total de la vida civil (son las denominadas monjas de clausura). La vida monacal es una llamada especial de Dios, que se suele fundamentaren el texto evangélico de Mateo 19,21 “ven y sígueme”.

Diversos sistemas y estructuras conformaron el monacato femenino en diferentes momentos de la Historia. A través del tiempo se pusieron de manifiesto variados modelos de vida comunitaria, tanto con la inclusión de mujeres reconocidas por sus acciones, cuanto por aquellas otras que, en forma más anónima, se integraron en el sistema religioso y monástico de su tiempo, a menudo formando parte de grupos colectivos. Fruto de la cultura de épocas pasadas, el monacato femenino fue considerado frecuentemente un apéndice o complemento del monacato masculino, con niveles de formación diversos.

Por otro lado, un convento es un establecimiento religioso, generalmente cristiano, donde las eclesiásticas llevan una vida religiosa en comunidad. A diferencia de los monasterios, los conventos suelen estar en las ciudades, y en ellos las religiosas no viven en clausura sino en contacto con el pueblo.

De una u otra forma, la religiosidad femenina ha estado siempre presente en la sociedad, interactuando con ella en mayor o menor medida en función de las reglas que han regido cada orden. Monasterios y conventos son lugares de trabajo y de culto para estas religiosas, definidas por la idiosincrasia de cada uno de ellos y cuya vida en comunidad es, junto a la oración, la razón de ser de su existencia.

A través de la exposición virtual "Imágenes de la religiosidad femenina en Castilla y León", que reúne fotografías conservadas tanto en los archivos históricos provinciales como en las bibliotecas provinciales de Castilla y León, se pretende mostrar algunas pinceladas de esa vida mística y, en muchas ocasiones, desconocida de la religiosidad femenina que se desarrolla en conventos y monasterios.